Dr. Guardo – Aparatos removibles – Ortopedia maxilar

(Tomado del libro, Ortopedia Funcional de los Maxilares)

Este tipo de aparatología se emplea en la dentición temporal y mixta con el objetivo de generar los cambios necesarios para que la patología presente en el paciente sea corregidos para en edad juvenil o adulta presente la menor cantidad de problemas

Las placas removibles están confeccionadas sobre las piezas dentarias y los tejidos de soporte, al activar el tornillo se producen cambios en la morfología del tejido de sostén de las piezas dentarias y sus huesos basales.

Hemos tratado de reunir la infinidad de técnicas y recursos removibles más conocidos, destinados a la corrección de las anomalías dento-máxilo-faciales.

Ortopedia funcional de los maxilares

Caso 1 - Inicio línea media alterada y estrechez Maxilar - Ortopedia maxilar

Para su mejor comprensión, los agrupamos en divisiones amplias en las que encuadra la aplicación de casi todos los medios terapéuticos vigentes.

Hablaremos entonces de: ortopedia u ortodoncia a placa, ortopedia funcional y dinámico- funcional.

Etiomológicamente, la palabra ortopedia tienen su origen en “ortox” prefijo griego, que significa derecho y “pedia” que significa niño o extremidad (hueso), agregando el término “maxilar” para diferenciar el lugar anatómico donde centra su accionar, modificando funciones para transformar una disgnacia en una eugnasia dento-maxilo-facial estable

Ortopedia Maxilar Activa

En cuanto a la ortodoncia a placa u ortopedia a placa, sus orígenes se remontan a los comienzos de la ortodoncia; tomó gran importancia con la creación de la Escuela de Viena, dirigida por el Dr. M. Schwarz. en su libro titulado “Placa Ortodóncicas” demuestra todos los recursos terapéuticos removibles y las placas con distintos aditamentos.

Involucramos en este capítulo todos los recursos que tienen como primera prioridad, la placa en sí, descartando aquellos que aun utilizando placas son esencialmente funcionales. La ortodoncia a placa u ortodoncia activa utiliza elementos mecánicos para modificar las estructuras o la forma esperando que la función se adapte a la nueva forma.

Caso 1 - Foto 2 - durante el tratamiento - Ortopedia maxilar

Caso 1 - Foto 2 - durante el tratamiento Corrección Línea media y estrechez - Aparatos removibles - Ortopedia maxilar

Involucramos bajo esta terminología todos los recursos terapéuticos que, modificando y estimulando o inhibiendo las funciones, logran la corrección de las anomalías dento-máxilo-faciales. Existe una gama muy importante de aparatos, pero casi todos buscan en mayor o menor medida la separación bi-maxilar que, ampliando la matriz oro- faríngea y estimulando los músculos faciales y masticatorios, logran por presencia la modificación de las funciones que actúan sobre el desarrollo de los maxilares; acción que se logra en etapas precoces de la vida, es decir, solo se puede guiar el desarrollo de un niño cuando se encuentra en etapa de crecimiento y desarrollo maxilar.

Caso 1 - Foto 3 - finalización de tratamiento - Ortopedia maxilar

Caso 1 - Foto 3 - finalización de tratamiento con aparatos removibles en ortopedia maxilar y inicio aparatología Fija

Dinámico-Funcional

Trataremos aquí solo los aparatos que actúan en base a su propio dinamismo, además de comportarse como unidades funcionales.

Muchos aparatos han pasado a ser elásticos pero pocos son los que actúan gracias a esa elasticidad, cabe recordar que la palabra dinámico significa las fuerzas emanadas del movimiento permitido por la elasticidad de los elementos que lo forman.

Placas: es una base de acrílico perfectamente adaptada a la mucosa y cuellos dentarios portadora de todos los recursos terapéuticos que actúan en el maxilar o en ambos indistintamente, pudiendo tener aditamentos que los interconecten, para generar cambios en las relaciones oclusales.

Dicho medio terapéutico genera fuerzas continuas y discontinuas, las primeras están dadas por la acción de los resortes, y las segundas por acción de los tornillos, tal actividad es netamente dento-alveolar, pero la acción del tornillo medio ejerce además fuerzas en la zona basal.

Los medios terapéuticos necesitan mucha estabilidad, la retención es fundamental para obtener efectividad; dicha estabilidad se logra primero por la perfecta adaptación de la placa de acrílico y luego por los retenedores. Así hagamos una expansión transversal o antero-posterior, mecánica o elástica; es de fundamental importancia el anclaje.

Elementos constitutivos de la placa: toda placa consta de elementos pasivos (base, retenedores), elementos activos (arcos, resortes, tornillos, planos, gomas, espolones, aletas).

Descripción: Los elementos pasivos

Base de acrílico: la base o placa de acrílico, deberá ser amplia, delgada, anatómica, de suave textura y con la capacidad de inclusión en ella de todos los elementos activos y pasivos. El espesor de la misma debe ser en lo posible de 2 mm., salvo en la zona del tornillo que tendrá como mínimo el grosor del tornillo para que quede incluido; en paladares profundos el puente de acrílico dado por el tornillo es el limite de espesor, pues sabemos que cuanto más grueso, mayor la interferencia en la actividad lingual. La placa se extenderá desde el cuello y cara palatina de los dientes hasta la cara distal del último molar erupcionado. El limite posterior de la placa deberá tener una escotadura sobre la línea media, para prevenir el reflejo nauseoso, la cara de la placa que toma contacto con la mucosa (o cara interna) debe estar perfectamente adaptada sin ser agresiva. La cara externa tendrá que desgastarse suavemente de mayor a menor para una mejor adaptación lingual.

La amplitud de la placa cubriendo la mayor zona chapeable da mayor estabilidad y anclaje, siendo útil para que los elementos activos respondan con más efectividad.

Color del acrílico:

El color podrá ser único o combinado a elección del niño, el color de su equipo favorito es muy útil para la motivación, aunque es preferible el color transparente con diferentes tonos, siendo los colores biológicos, los calidos (rojos), los más aceptados.

 

Dr. Guardo – La cátedra de Prótesis Dental

La cátedra de Prótesis Dental

Profesor Antonio Juan Guardo, 1912. No eran muchos los conocimientos de prótesis que adquirían los alumnos. “Jamás había visto tomar una impresión -  dice el egresado en 1901, Gerardo Brufau – conocíamos de nombre el caucho y el vulcanizador, y en cuanto a los puentes y coronas su existencia era para nosotros casi mitológica”.

Primer Profesor Dentista Dr. Antonio Juan Guardo.

El 13 de Noviembre de 1912, el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Medicina lo nombra Profesor de la Cátedra de Prótesis Dental.

A pesar de la exageración señala una falencia que la incorporación de A. J. Guardo ayudó a subsanar desde 1096. En 1910 se habían creado dos nuevas cátedras, se agregaba la enseñanza especial de bacteriología y antisepsia aplicada. Con el nombramiento de Antonio J. Guardo como Jefe de Trabajos Prácticos en junio de aquel año, se encaró la enseñanza dela Prótesis como una materia independiente en los tres años. En noviembre de 1911, el Consejero Etchepareborda propone la designación de Profesor para la cátedra de Prótesis y en mayo de 1912 se llamó a concurso. Se presentaron los aspirantes Tomás S. Varela y Octavio Fernández (médicos), y Antonio Juan Guardo, Juan U. Carrea, Coriolano Brea, Pedro de la Torre y Mariano Ulrich, dentistas.

Superando un concurso difícil, con una prueba práctica de 30 horas, se formó la terna con Antonio Juan Guardo en el primer lugar; luego Carrea y A. B. Molina. Nombrado interinamente por el nuevo Decano, el Dr. Luis Güemes, en noviembre de 1912, el 15 de marzo dictaba Guardo su clase inaugural. Cúpole al nuevo profesor ser el primer titular con título de dentista. Es necesario recalcar la importancia de este hecho en la docencia. Con el Dr. Guardo se rompía una costumbre anacrónica e injusta, introduciéndose un factor de progreso en la enseñanza odontológica: el principio, mas que esto, la necesidad del dentista en la docencia. Todavía en 1914 fue rechazada la adscripción de Gerardo Brufau por no ser médico. Brufau, quien seria el primer profesor de Ortodoncia en la Escuela de Córdoba en 1919, contó con la firme defensa del C.O.A. (A.O.A.), por intermedio de su presidente, el Dr. A. Cabanne. Del crecimiento que va tomando la escuela nos habla el presupuesto aprobado para el 1912.

Prof. Dr. Orestes W. Siutti
Panorama del Periodismo Odontológico en la República Argentina.
Rev. del Museo de la FOBA 1986

Dr. Guardo – Primer Profesor dentista de la Escuela de Odontología

Dr. Antonio Juan Guardo

El profesor Dr. Antonio Juan Guardo fue, en la trayectoria ejecutiva y docente de nuestra enseñanza, una de las personalidades más notables y significativas, que destacó su accionar con perfiles propios, interviniendo en formadecisiva en los momentos que fueron fundamentales para el progreso de la Institución.

Profesor Dr. Antonio Juan Guardo, Primer Profesor Dentista de la Escuela de Odontología

Nacido en Buenos Aires en 1875, provenía de una familia numerosa, de gente de trabajo ( eran 10 hermanos y Guardo ocupaba el tercer lugar). Cursó estudios secundarios en el Colegio Nacional de la Capital, entre 1889 a 1892.

En 1894 es empleado en el consultorio del Dr. Enrique Judson, prestigioso dentista que había venido de los Estados Unidos de América trayendo las últimas novedades técnicas. Fue en su consultorio y en el de Alejo Cabanne, padre del Profesor Alejandro Cabanne, donde se realizaron las primeras anestesias locales. Judson, al informar sobre la conducta de Guardo manifiesta “que ha sido irreprochable”.

Ese mismo año de 1894 solicita al Decano de la Facultad de Medicina, Dr. Leopoldo Montes de Oca, matricularse en el primer año de la Escuela de Odontología de Buenos Aires, cumpliendo con todas las exigencias es su etapa. Transcurre después un lapso prolongado paréntesis a que se vio obligado por ser reclamado por otras actividades, hasta que en 1902 rinde el segundo año de la carrera como alumno libre y se diploma como dentista.

Su ingreso a la docencia activa ocurre en 1906, cuando se le nombra jefe de Trabajos Prácticos del curso de segundo año, en la Cátedra del Profesor Dr. Nicasio Etchepareborda.

Al año siguiente, 1907, contrae matrimonio con María Victoria Lértora, y de esa unión nacerán sus tres hijos; Ricardo Cesar, en 1908; Antonio Juan, en 1909; y Luis Jorge, el benjamín, en 1916.  Los dos primeros, de relevante actuación en esta Casa; Luis Jorge de destacada trayectoria profesional.

Prof. Dr. Antonio Juan Guardo, su esposa María Victoria Lértora y sus hijos Ricardo César, Antonio Juan (h) y Luis Jorge (el menor)

Prof. Dr. Antonio Juan Guardo, su esposa María Victoria Lértora y sus hijos Ricardo César, Antonio Juan (h) y Luis Jorge (el menor)

Un hecho poco conocido es que en 1911, Guardo solicita al entonces Decano de la Facultad de Medicina, Dr. Eliseo Cantón, su inscripción como alumno en esa carrera, lo que no pudo concretarse por un problema atinente a la documentación que presentara.

El 13 de Noviembre de 1912, el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Medicina lo nombra Profesor de la cátedra de Prótesis Dental, después de haber ganado el concurso respectivo. Bagur nos proporciona las incidencias de este concurso y dice: “Durante el Decanato de Dr. Eliseo Cantón (1909-1912), y con su decidido apoyo, se llamó a concurso para el profesorado de prótesis, el 30 de mayo de 1912.

Primer Profesor Dentista Dr. Antonio Juan Guardo.

El 13 de Noviembre de 1912, el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Medicina lo nombra Profesor de la Cátedra de Prótesis Dental.

La prueba fue muy reñida y hubo un severo examen práctico que duró 30 horas. Los candidatos presentados fueron: Tomás S. Varela, Octavio Fernández, Juan Ubaldo Carrera, Arturo B. Molina, Coriolano Brea, Mariano Ulrich, Pedro de la Torre y Antonio J. Guardo.

La terna fue encabezada por el señor Guardo, seguido por Juan Ubaldo Carrera y Arturo B. Molina. Obsérvese que entonces a los profesionales dentistas se les daba el trato de “señor” ya que el doctorado en odontología fue creado en 1920. Nombrado en forma interina, con fecha 13 de noviembre de 1912, Guardo inició las clases del curso de Prótesis Dental el día 15 de marzo de 1913. Recordemos que en 1910, por gestión de Etchepareborda, se ampliaron a tres los años de estudio, habiéndose nombrado para el primer año al Dr. Rodolfo Erausquin, que venía desempeñándose como profesor suplente desde 1908. Guardo fue nombrado en 1913, es decir, que este año se cumplen 80 de su asunción como profesor de Prótesis.

En el acto realizado en su homenaje, en noviembre de ese año, el Dr. Eliseo Cantón en su discurso contó que, siendo él estudiante de medicina “dragoneaba” en un regimiento comandado por el General Garmendia, y en esa función tuvo que realizar muchas extracciones; y enfatizó, “si un sacamuelas pudo llegar a sentarse en la silla del Decano, ¿Qué cosas no podemos esperar de la trayectoria profesional de un prestigioso dentista como el Profesor Antonio J. Guardo?”

Referencias

- La Odontología Argentina – Acto de homenaje al Profesor Dr. Antonio Juan Guardo. Noviembre 1913.

- Prof. Dr. Siutti, Orestes Walter. – Director del Museo de la Facultad de Odontología de la FOUBA y AOA. – Profesor Antonio Juan Guardo. Semblanza. Revista de la Facultad de Odontología. De Bs. As. 2: 55/57 (dic.) 1980.
- Archivo de la Facultad de Odontología de Buenos Aires. Documentación existente en el legajo del Prof. Antonio Juan Guardo. Agradecemos los testimonios de los Dres. Antonio Juan Guardo (hijo) y Luis Jorge Guardo.
- Revista del Museo – y centro de estudios históricos de la Facultad de Odontología de Buenos Aires. Junio de 1994.

Ortodoncia invisible

Hoy en día, con los últimos avances de la odontología, llega al consultorio del Dr. Guardo un sistema totalmente invisible sin aparatos metálicos, ni alambres, ni porcelana. No lastima, es totalmente transparente, se puede retirar para comer, cepillarte los dientes, lavar el aparato, retirarlo por cualquier evento y situación que lo requiera. Es de muy fácil limpieza y muy suave para los tejidos bucales.

Corrector transparente Guardo

Tratamiento de ortodoncia invisible sin aparatología fija

El sistema que revolucionó la ortodoncia a nivel mundial. El mismo presenta una fina e imperceptible placa plástica que  genera un movimiento gradual y sistemático de la pieza dental logrando el objetivo deseado, de enderezamiento de todos los dientes. Este sistema está siendo varias veces más preciso que la técnica convencional, porque se elabora siguiendo parámetros exactos de la realidad tridimensional de la cavidad bucal del paciente mismo.

Jóvenes y adultos, concurren al consultorio del Dr. Guardo por la alineación dentaria que sea sin aparatología fija, exigen corrección sin aparatos, ni por dentro, ni por fuera de los dientes. Sus conocidos no se darán cuenta que usted por las noches utiliza aparatos. No percibirán que a medida están enderezándose sus dientes con movimientos dentarios graduales. Nada de complejos, belleza visual, juventud por los tejidos descomprimidos y alegría por el logro generado.

Implantes dentales

Un implante dental es un pequeño tornillo de titanio. Que cumple con las más exigentes normas de calidad y sanidad, para ser un objeto incorporado al cuerpo humano. Tiene por objeto sustituir el diente faltante. Este material con textura biocompatible y roscado favorecen la unión al hueso.  La textura de titanio con el hueso hará una osteointegración y si se coloca anteriormente un material cerámico se hará una biointegración del hueso.

Con el faltante de una pieza dentaria el hueso alveolar se reabsorbe. La colocación del implante vendría a sustituir esta ausencia dentaria y darle estímulo y estabilidad ósea.

Para pacientes con poco hueso se puede utilizar el implante transcigomático. El hueso cigomático es el hueso del pómulo de la cara. El implante se alojaría desde parte inferior del hueso cigomático hacia el maxilar.

Los implantes constituyen mecanismos para sujetar los dientes artificiales de reemplazo firmemente al hueso. Los implantes pueden ser utilizados para sostener una única corona o como anclajes para puentes fijos, dentaduras parciales o completas, sean estas fijas o removibles.